Este blog pretende contribuir al desarrollo y fortalecimiento de la cultura y de la sensibilidad territorial ante las múltiples manifestaciones de agresión y deterioro a que se ven sometidos los paisajes como consecuencia de actuaciones frecuente y deliberadamente insensibles con la calidad y los recursos que los identifican.


Desea significar el compromiso de la Geografía y de los geógrafos con la defensa de la calidad de los territorios
y

de las buenas prácticas en el ejercicio de la acción pública y en sintonía con los objetivos y principios contemplados

en el Manifiesto por una Nueva Cultura del Territorio.


Planteado también con fines didácticos, se concibe como un documento aplicable a la docencia, así como un espacio de encuentro, comunicación y debate con los estudiantes y profesores de Geografía, y con quienes se interesen

por la evolución y los métodos de esta disciplina, por la utilidad e importancia de la información geográfica,

por su dimensión aplicada y por las políticas relacionadas

con la Ordenación, el Gobierno y el Desarrollo del Territorio.


miércoles, 13 de enero de 2010

Haití: cuando la crueldad natural se ceba con la pobreza es el infierno en la Tierra


Nunca se habla de Haití en ningún sitio. Existe el país, pero como si no existiera. La pobreza alcanza en él dimensiones sobrecogedoras. Relegado a la parte occidental de la Isla de la Española, en el centro del Caribe, es el eslabón más débil y más pobre de América, aquel cuya historia resume todas las tragedias humanas. Sin paliativos, sin nada que lo matice. Deseo aludir a ese mundo desconocido, que no debe ser ignorado y que sólo cabe interpretar desde la perspectiva de una solidaridad bien entendida. Hoy la Naturaleza ha vuelto a asolar ese dolorido territorio, destrozado por un descomunal seismo (7,2 Richter), cuyos efectos se multiplican sin límites como consecuencia de la miseria y de la desolación en que desde hace mucho tiempo se sume un Estado fallido, atrozmente maltratado por la Historia, pese a que en su origen nació con aires de libertad.

Un colega brasileño, de la Universidad Nacional de Matto Grosso, que estuvo en Haití en marzo de 2009, me envió en su día este escalofriante testimonio, que le fue entregado por un grupo cultural de la ciudad de Gonaïves. Refleja la profunda crisis de una sociedad y la desesperación de sus gentes, que asocian la imagen de su pais al barco que naufraga. Es un testimonio desolador. Algo real, algo que sucede, algo que no se puede desconocer. Algo que clama las conciencias mientras su territorio se resquebraja y se hunde, como un buque a la deriva, en lo indecible.


"¿Quién ha dicho Titanic?.

¿Porqué nos viene a la memoria la imagen de un navío que desaparece para siempre sin que nadie pueda remediarlo?, ¿qué hemos hecho los haitianos para que eso suceda inevitablemente?.

La relación entre el barco que se hunde y nuestro país cada vez es más clara. No nos queda más remedio que aceptarla. Refugiados en los lugares más altos, los residentes en Gonäives observan cómo el agua sube inexorablemente hacia ellos…hasta anegar todo el país, abocado a la desaparición.

Si no es esta vez, será la próxima. Dentro de un día, de un año. Es un fin anunciado. Irremediable. Es ese sentimiento de pasajeros del Titanic el que habita en nosotros indistintamente..

Ya no es cuestión de cuándo hay que hacer (o rehacer) el equipaje para abandonar el barco. Incluso los más resistentes. Incluso los ancianos impotentes. Incluso los más arraigados en esta tierra. Pues justamente ya no queda tierra. Todo se va.

Todas las ciudades están amenazadas al mismo tiempo de desaparición. Mi querida Gonaïves, pero también Les Cayes, Jacmel, Petit-Goave, Cabaret, Port-au-Prince. Constreñidas entre la subida del océano a un lado y otro, las olas que rugen como inmensas avalanchas y lo entierran todo a su paso. Esa montaña que durante siglos hemos deforestado se ha convertido en una pista donde nada interrumpe los deslizamientos. Vienen a nosotros sin que podamos hacer nada, porque no somos nadie.

Es un descenso a los infiernos. Nosotros los haitianos hemos fracasado en todo. De hecho hasta en la existencia misma de nuestro país. Todos los proyectos que hemos emprendido en esta tierra han sido fallidos. Y, peor aún, la impotencia total. La dimisión absoluta. No sabemos que hacer. No sabemos hacer nada. ¿Qué será de nosotros?."

En Gonäives, 15 de Marzo de 2009

Para colaborar con Haiti: http://bit.ly/81IOSV



El Mapa reproduce una fotografia de satélite (proporcionada por Google) de la Isla de la Española, compartida por Haití y la República Dominicana. Se puede observar el alto grado de deforestación del conjunto, pero sobre todo de la parte haitiana, donde en los últimos 50 años ha desaparecido el 72 % de toda la cobertera arbórea. Un desastre ecológico impresionante. Un desastre en un pais cuya música cautiva al sumergirnos en los aires y sensaciones más auténticas de la negritud caribeña



4 comentarios:

  1. Personalmente creo que el momento para hablar de Haití, comienza a ser éste. A 3 meses de la catástrofe, los medios se han olvidado ya oficialmente de Haití, igual que en su día lo hicieron con Banda Aceh a los pocos meses.

    En primer lugar, cabría decir que la catástrofe tiene un porcentaje de natural residual en la magnitud de la catástrofe. Un terremoto de la misma intensidad y a la misma distancia en Japón, habría tenido un pequeño porcentaje de víctimas e ínfimo de daños materiales respecto a Haití.

    Haití ya era el país caribeño más pobre, y lo seguirá siendo, con o sin más terremotos, porque hay problemas estructurales en Haití, que le vienen dados. Hay desde hace un tiempo discursos que hablan de la propia responsabilidad de los países del sur, de lo paternalista que resulta quitar parte de la "culpa", etc. Partiendo de la premisa de que, ese discurso trata de minimizar la gran incidencia que ha tenido y sigue teniendo la mano del imperialismo europeo y estadounidense, en el formato que sea, quizás haya casos y casos, pero en el de Haití, es demasiado evidente: http://www.patriagrande.net/uruguay/eduardo.galeano/escritos/la_maldicion_blanca.htm
    (Artículo de Eduardo Galeano, La Maldición Blanca).

    Ahora que ya no vemos negritos pasándo las de Caín a la hora de comer, y estamos menos dispuestos por ende a aflojar el bolsillo (hay que ver lo feliz y solidaria que se siente la ciudadanía metiendo un euro en una hucha), quizás sea el momento de reclamar que los problemas estructurales sean atajados.
    http://www.quiendebeaquien.org/

    Una foto aún más representativa de la deforestación, mayor en Haití que en Rep. Dominicana sería: http://www.madrimasd.org/blogs/universo/wp-content/blogs.dir/42/files/147/o_HaitiDeforsterationErosion.jpg

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante reflexión, Manuel Bayón. Hay que hablar ahora de tí, en efecto, pero ya se habla menos y cada vez quedará relegado al terreno de la pesadilla lejana e inabordable. No llegan noticias de lo que se ha hecho y de cómo se está enfrentado la tragedia de siempre y que afloró con brutalidad el 12 de Enero de 2010. Hablemos de la responsabilidad del imperialismo pero también, y asociado a su apoyo a la depravación política, de la responsabilidad que compete a los Duvalier y a toda la podedumbre que gobernó el pais hasta esquilmarlo irreversiblemente. Y, por cierto, aún seguimos viendo a los negros pasar hambre, mientras desde la Cooperación internacional se cubre el expediente sin que apenas se alce la voz contra los problemas estructurales que nadie está dispuesto a atajar. El círculo vicioso de la impotencia y el silencio cómplice que instala el infierno en la tierra.

    ResponderEliminar
  3. Que poca memoria tenemos...Hoy 14 de mayo de 2010 estamos casi al margen de Haiti..de Chile..De China..De otras lamentables tragedias que afectaron momentaneamente al corazon, pero que parecen hacer notar la muy grande brecha entre pobres y ricos...Buscar el origen de la miseria talvez nos llevaria al la conquista y "descubrimiento" de esos terribles depredadores españoles-plaga del mundo-que iniciaron esta historia de sangre y muerte...Parece que "la madre patria" solo es una puta desalmada y desagradecida. Pero se debe cobrar ese resultado historico asi com se hizo con los alemanes de la epoca Nazi...Son ambos criminales de guerra.Criminales de Paz. Simples Criminales. Ya es hora de seguir honrando una nacion que desde que llego a America solo ha traido Hambre, Miseria, Enfermedad y Muerte. No es culpable directo del terremoto pero si de sus tragicas consecuencias...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...