Este blog pretende contribuir al desarrollo y fortalecimiento de la cultura y de la sensibilidad territorial ante las múltiples manifestaciones de agresión y deterioro a que se ven sometidos los paisajes como consecuencia de actuaciones frecuente y deliberadamente insensibles con la calidad y los recursos que los identifican.


Desea significar el compromiso de la Geografía y de los geógrafos con la defensa de la calidad de los territorios
y

de las buenas prácticas en el ejercicio de la acción pública y en sintonía con los objetivos y principios contemplados

en el Manifiesto por una Nueva Cultura del Territorio.


Planteado también con fines didácticos, se concibe como un documento aplicable a la docencia, así como un espacio de encuentro, comunicación y debate con los estudiantes y profesores de Geografía, y con quienes se interesen

por la evolución y los métodos de esta disciplina, por la utilidad e importancia de la información geográfica,

por su dimensión aplicada y por las políticas relacionadas

con la Ordenación, el Gobierno y el Desarrollo del Territorio.


domingo, 18 de marzo de 2012

Argumentos en torno a la vivienda: un derecho constitucional vulnerado y un gravísimo problema socio-territorial

Tantas veces se ha esgrimido el derecho a la vivienda como uno de los principios en los que ha de basarse una sociedad justa y solidaria que a veces da la impresión de haberse convertido más en tópico que en un objetivo asumido con la suficiente voluntad para llevarlo a cabo.

Sin embargo, nunca estará de más evocar el Artículo 47 de la Constitución Española, que resulta contundente e inequívoco cuando señala que “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.
Leer este texto desde la perspectiva que aporta la experiencia y el conocimiento de cómo han ido los hechos en la realidad conduce a la rabia y a un enorme sentimiento de decepción. Posiblemente sea éste uno de los aspectos más vulnerados del texto constitucional, ya que, si se exceptúan las leyes de vivienda protegida, brillan por su ausencia las normas decididamente orientadas a salvaguardar el cumplimiento de este derecho mediante la puesta en práctica de los mecanismos legales que lo hagan posible.
Por el contrario, aparece como un sector desbocado, pieza codiciada de los intereses más espurios y cortoplacistas, expresión elocuente de la resistencia a introducir regulaciones específicas capaces de poner freno a los afanes especulativos y de introducir la regulación necesaria en la evolución de los precios, motivo al que se atribuye la responsabilidad esencial en la expansión imparable de la corrupción, en el despliegue de ingentes cantidades de dinero elusivo fiscalmente y en el aumento escalofriante de la deuda privada, en la que a su vez radica una parte sustancial de la crisis del sistema financiero, que tantos sacrificios está costando a la sociedad española.
Ante este incumplimiento flagrante de un derecho constitucional, que al tiempo ha provocado impactos gravísimos e irreversibles en el territorio - hasta identificarlo como la manifestación más patente del escándalo generalizado – no es posible permanecer indiferentes a lo que ello significa geográfica y socialmente ni eludir la crítica, suficientemente justificada. No es tampoco baldío el tiempo ocupado en valorar el sentido de las reflexiones sobre lo que representa o puede representar la vivienda como elemento primordial en la vida del ser humano y en el desarrollo de su capacidad de relación y de convivencia.



2 comentarios:

  1. Una pequeña reflexión personal:
    La vivienda es un bien que se ha convertido tristemente en algo casi inalcanzable.
    Tiene un gran valor en la sociedad española que vivimos, demasiado, y eso repercute negativamente. Como la famosa frase "Estás hipotecado de por vida".
    Tendría que haber una vivienda standard asequible y luego todos los demás añadidos en función de la solvencia de cada uno.
    Espero que el desmán que ha conllevado la especulación en muchos casos atroz con respecto al espacio, al territorio, sirva para buscar alternativas viables, sostenibles con el medio físico que habitamos.
    La Ordenación, la Planificación es clave para una buena gestión de la vivienda.
    Y para eso están los poderes públicos, aunque los ciudadanos tenemos mucho que decir.
    No se puede acelerar el desarrollo creando en menos tiempo lo que antes se hizo en mucho más.
    Generar riqueza cuesta mucho esfuerzo, mucho trabajo y mucho sacrificio.
    No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades a corto-medio plazo.

    Jesús Elvira
    Alumno de 3º del Grado de Geografía y O.T.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Fernando, comparto contigo el sentimiento de rabia y decepción.

    No sé de qué modo hasta día de hoy la sociedad “ha participado en las plusvalías” generadas por la acción urbanística de las que habla la Constitución. Yo no he visto nada de eso por ninguna parte. Sí hemos observado demasiados casos de corrupción y malversación sobre el territorio y la vivienda.

    Y, como dice el refrán, “y lo que te rondaré morena”; creo que nunca seremos conscientes de cuántos casos tipo Malaya, Palma Arena, y un largo etcétera se habrán producido en nuestro país, pero con el ligero porcentaje que ha salido a luz, ya somos la vergüenza de Europa… Indudablemente, esto provoca una clara necesidad de autoreflexión como sociedad y como ciudadanos y votantes que somos.

    Mientras algunos “representantes y cargos públicos” se van de rositas con los bolsillos llenos, a los jóvenes de mi generación ya no nos dejan aspirar al sueño de ser propietarios de una vivienda. ¿Cómo soñar con algo que, gracias al sistema actual inmobiliario, bancario y social, se convierte en casi un imposible?

    En fin, ¿dónde está todo el dinero conseguido gracias a la especulación sobre dos bienes fundamentales de la sociedad: territorio y vivienda? ¿Cómo hemos dejado que ocurra?

    Grave injusticia y grande falta de lógica. Y mientras los jóvenes debemos plantearnos escapar de la esclavitud de las hipotecas.
    (Ana Portela)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...